sábado, 6 de junio de 2009

Reverente propuesta….

... de recuperación barroca para la Plaza Mayor del Cuzco.


…. De esta manera se principió a poblar nuestra imperial ciudad, dividida en dos medios que llamaron Hanan Cozco (que quiere decir “Cozco, el alto”) y Hurin Cozco (que es el”Cozco el bajo”) --- … Esta división de cuidad no fue para que los de una mitad se aventajasen de la otra mitad en excelencias y preeminencias sino para que todos fuesen iguales como hermanos, hijos de un padre y de una madre….

[ Garcilaso de la Vega, 1609 ]

[Contribuyamos con la Iglesia Católica a recuperar este espacio barroco y
hagámoslo rentable. MMP]

En estos tiempos garcilasistas en que ha concluido la presencia del Café Ayllú en la Plaza de Armas del Cuzco en medio de una querella judicial entre la Arquidiócesis del Cuzco como propietario del local y sus usuarios, que se negaban a pagar el justiprecio por dicho arrendamiento.

Una amplia y sostenida campaña mediática intentó influir en la justicia para que el Café Ayllu tuviera una situación de privilegio -frente a los arrendatarios de los locales comerciales- por haber estado allí desde la década de 1970; es decir pagando un alquiler más bajo a la Arquidiócesis Cuzqueña. El argumento era que así se preservaba el patrimonio vivo cuzqueño.

En las afirmaciones, generalizaciones e interpretaciones de esta campaña puedo observar:

1.) Falta de información y conocimiento sobre la temática de la recuperación y la preservación del patrimonio; por ello, me pregunto: ¿Por qué preservar el Café Ayllú y no proceder a recuperar el Espíritu del Barroco Cuzqueño? , desde este privilegiada ubicación.

2.) En la “defensa del Café Ayllu” subyace un afán de desprestigiar a la Iglesia Católica.

Ahora solo trato el primer punto a partir de la política de preservación y/o recuperación cultural de la Iglesia Católica Apostólica y Romana así como de los documentos y textos doctrinales del ICOMOS, habida cuenta que Mons. José Manuel del Río Carrasco representó a la Comisión Vaticana para los Bienes Culturales de la Iglesia Católica en la 16° Asamblea General llevada a cabo en Québec, Canadá en Set.-Oct., del 2008.

Consecuentemente, habiendo sido este local desocupado por la vía judicial -también con amplia cobertura mediática- esta Arquidiócesis tiene que volver a alquilarlo equilibrando -considero como creyente- su rentabilidad con la doctrina de la Iglesia Católica en el Cuzco. Esta incluye que los sacerdotes y demás personas que laboran en esta arquidiócesis tengan que atender las necesidades pastorales, sociales y humanas que reclama el Papa para la humanidad y para ello estas personas deben contar con ingresos económicos que permitan tener la calidad de vida que se logra con dinero.

La doctrina de la Iglesia Católica Apostólica y Romana incluye la preservación del patrimonio cultural del Pueblo de Dios en el mundo y para ello la Comisión Vaticana para los Bienes Culturales de la Iglesia ha puesto en Internet varios documentos para orientación de las iglesias particulares. El Vaticano mismo es un ejemplo y precedente a seguir en la permanente búsqueda de un equilibrio entre el uso rentable del patrimonio y su preservación material e inmaterial. Por supuesto que siempre habrá personas e instituciones que cuestionen y hasta denigren de la política de preservación del patrimonio vaticano. Por ahora tan solo recordemos que la Santa Sede es estado parte de las Convenciones de UNESCO de 1970 y 72, que inspira su propia normatividad para que nuestros servicios religiosos se desenvuelvan en recintos debidamente preservados.

En el Perú, -y esencialmente en el Cuzco- la jerarquía y la feligresía de la Iglesia Católica -aquí reflexiono- pueden asumir los lineamientos y las recomendaciones vaticanas para la preservación del patrimonio cultural del Pueblo de Dios en los Andes y su alta rentabilidad, con especial consideración hacia nuestra diversidad cultural. La preservación y la alta rentabilidad de este mismo todo; es decir, el nuevo uso que tendrá esta propiedad inmobiliaria del Pueblo de Dios deben tener una relación distinta y complementaria, es decir, ser Hanan y Urin para que siguiendo las aquí citadas palabras de Garcilaso los de una mitad no se aventajasen de la otra mitad en excelencias y preeminencias sino para que todos fuesen iguales como hermanos, hijos de un padre y de una madre….

La división dual andina se hace con una línea imaginaria que separa el bien del mal, lo femenino de lo masculino, la izquierda de la derecha, lo de arriba, de lo de abajo y ….. entonces en el todo que es el uso de este bien inmobiliario del Pueblo de Dios en el Cuzco la dualidad está representada por su altísima rentabilidad que hasta ahora viene siendo Hanan y la preservación del Espíritu del Barroco Cuzqueño que todavía es Hurin.

La finalidad de estas sucintas consideraciones es hacer una reverente propuesta para revertir -en el plazo cortísimo este flexible ordenamiento mental, ya que Hanan y urin también pueden ser intercambiables- y que el local donde estuvo el Café Ayllu sea puesto en valor comercial con una rentabilidad cuya finalidad sea la inclusión de la aludida diversidad hispano andina que todavía subyace en las expresiones de la religiosidad barroca que atraen a cientos de miles de turistas al Cuzco.

Esta reverente propuesta a la Arquidiócisis del Cuzco se sustenta en mi compromiso -sin fines de lucro y tal como ya ha sido legal e internacionalmente diseñado desde dentro de la economía de libre mercado- para contribuir a que el nuevo uso de este ancestral espacio urbano sea un símbolo de la complementariedad propia de la dualidad andina y su vigencia actual, una de cuyas máximas expresiones es el arte barroco que atrae a los y las turistas al Perú. Esta reverente propuesta será viable con las sugerencias y demás aportes de la sociedad organizada.


Mariana Mould de Pease
(Gestora de la Colección Franklin Pease G.Y. para la historia andina del Perú en la Biblioteca Nacional del Perú; M. ICOMOS 4020)
.