martes, 27 de enero de 2009

Una carta por Chiclayo

En todo el país nuestro Patrimonio Cultural se eencuentra amenazado por intereses monetarios, sea traducido en el robo de piezas de arte o en la demolición, total o parcial de Monumentos o de Inmuebles que conforman Ambientes Urbanos Monumentales. Dichas acciones no sólo trasgreden la Convención de la Unesco de Conservación del Patrimonio Cultural y Natural de 1972 que firmó el Perú y que, por lo tanto tiene valor de Ley, sino que, no resiste el mínimo análisis crítico de impacto ambiental y social, pues en una ciudad como Chiclayo con el Centro Urbano tan congestionado ello sería un foco máximo de caos vehicular.

Estimados amigos defensores del Patrimonio Cultural,

Estamos ante un serio peligro de perder otra evidencia arquitectonica. Esta vez le ha tocado al Hotel Royal de la ciudad de Chiclayo, ubicado en la esquina del Parque Principal con la Avenida Balta, como vecinos tiene a los inmuebles del monasterio del siglo XVI Franciscano de Chiclayo, al Palacio Municipal y la Catgedral de Chiclayo.

Hace unos dias la gerencia de urbanismo de la Municipalidad provincial de Chiclayo dio la licencia a las tiendas Ripley para el inicio de obras en el antiguo y tradicional Hotel Royal de esta ciudad, basado en la Resolucion Directoral Nacional del INC N° 126, del 20.8.08, que aprueba la demolicion de los interiores y que se respete solamente la fachada del Hotel.

A continuacion el gerente de urbanismo, muy contento por haber otorgado la licencia, señala que la inversion privada exterior generara el crecimiento economico de la ciudad.Con este tipo de autorizaciones, dentro de poco la region Lambayeque, y en este caso la ciudad de Chiclayo va a tener solamente un Patrimnio Cultural de cascaron. Como antecedente puedo citar la Casa Townsend (Plazuela Elias Aguirre) el Colegio Santo Tomas Aquino (Calle 7 de Enero) Planta Electrica de Chiclayo (Plazuela Elias Aguirre) y ahora estaria sumandose a esta barbarie contra la memoria historica de la ciudad, al Hotel Royal.

Pero aparte de la proteccion integral que debe de otorgarse a la intangiubilidad del conjunto del patrimonio cultural arquitectonico, esta de por medio el desarrollo urbano de la ciudad. Instalar una tienda comercial o Mall como el que pretende las Tiendas Ripley en un sector urbano monumental que es la Plaza Principal de Chiclayo, es crear una serie de problemas de transito vehicular, falta de zonas de parqueo y ademas otras actividades informales que se instalaran en un area tan importante de una ciudad, cual es su Plaza Principal, que en todo el mundo se considera como una area o zona monumental. Caso similar con el caso del Centro Civico de Lima, que sacrifica una area monumental para dedicarla a una actividad lucrativa, comercial, dejando de lado la herencia cultural de la Nacion.

Es preciso que el INC reconsidere dicha autorizacion, porque va contra la unidad intangible del Patrimonio Cultural de la Nacion. Existe actualmente el Acuerdo Regional N° 045-2008 del Gobierno Regional de Lambayeque, que en el Articulo Unico se pronuncia a favor de conservar integramente el inmueble del Hotel Royal, pero en contra de este acuerdo del Gobierno Regional de Lambayeque, el INC Lima da la autorizacion para su demolicion interior y la Municipalidad de Chiclayo, a traves de la gerencia de urbanismo otorga la licencia para el inicio de obras, sin tener en cuenta que en el art. 29 de la Ley 28296, Ley General del Patrimonio Cultural de la Nacion en concordancia con la Ley Organica de Municipalidades, que estan sobre cualquier resolucion directoral, dispone la proteccion, conservacion del Patrimonio Cultural de su localidad.

Desde este Foro tan importante, es preciso que busquemos una solucion favorable para evitar convertir a la Region Lambayeque en solamente un Patrimonio Cultural de la Nacion de Cascaron.

Dejo en claro que no estamos contra la inversion extranjera y el desarrollo comercial empresarial, pero existen otras areas para este tipo de centros comerciales, menos aun en una area monumental. Deben de seguir el ejemplo del mega Plaza de Saga, construido en una area que no afecta el desarrollo urbano de la ciudad y sobre todo no atenta contra el Patrimonio Cultural de Chiclayo y del mundo.

Cesar Maguiña Gomez
Presidente del Instituto Americano de Investigacion y Conservacion
.

1 comentario:

jasarabe dijo...

Una carta por Chiclayo que contesto desde Argentina, y ruego a Dios que ilumine a las mentes que tienen que tomar las decisiones, y que sean las mas adecuadas. El fenómeno el "fachadismo" como decimos aquí, es muy "cómodo" para los que ven como un "buen negocio" invertir barato con grandes réditos ganaciales, cuando saben, por sus costosos estudios de mercado, que los edificios céntricos, patrimoniales o nó, son mas cotizados por su ubicación, pues el número de habitantes (potenciales compradores) es infinitamente mayor que en cualquier otra parte de la ciudad, a no ser de formarse un "mall" de comercios, lo que implica una mayor inversión inicial. Estos casos pasan a menudo aquí en la Argentina y se lucha por ganar terreno a este sacrilegio de dejar sólo la fachada o frente y destruir todo lo demás, lo dejamos avanzar sólo en el caso de una valoración "baja" de calificación de intervención, aquí usamos 5 grados de protección, no sé como se trabaja en Perú en este aspecto. Cualquier esfuerzo es poco por defender lo que nos pertenece, y comparto con la idea de no ir en contra de las "inversiones" vengan donde vengan, sólo que deben tener límites y respeto por lo "nuestro" y la población chiclayana debe reaccionar en favor de ello, si acaso realmente le interesa.